Abre un restaurante en Suiza con menús de carne de gato y perro

Según la legislación suiza, un particular degustando carne de perro o de gato respeta la ley. Quien ofreciere un plato con esta vianda, sería reo de utilización comercial de un producto prohibido para su venta.

De esta base legal, no es posible ofrecer carne de gato o carne de perro en un restaurante suizo (pero sí comerlo en privado.)

Esta gastronomía sí se encuentra en otros restaurantes y casas de comida del mundo, donde podemos encontrar hasta carne de oso, además de perro y gato al plato. La multiculturalidad acaba aquí en Suiza.

Para lanzar el proyecto, los propietarios del restaurante montaron un sitio de internet, abrieron una página de facebook, una cuenta en tuiter y sobre todo, realizaron un vídeo que pronto se hizo viral en las redes sociales: europeos con glamour, estilo y buen gusto, degustando en familia carne de perro y de gato. Y cocineros con chef al frente, preparando viandas de cánidos y felinos.

El vídeo, de gran calidad profesional, recorrió millones de pantallas a velocidades digitales: millones de visionados en más de 25 países de los 5 continentes.

Suiza, Alemania, Francia, Luxemburgo… replicaron la noticia. Además, el propio grupo que montó el restaurante con menús elaborados a base de carne de perro y gato, lanzó una petición para exigir el cierre del restaurante.

Sí, el mismo equipo que abrió el restaurante, organizó una petición pública exigiendo su cierre.

Hay gato encerrado

Y ¿por qué hablamos de grupo que “monta” un restaurante ficticio y lanza una petición para cerrarlo?

Teka Gastronomía Exótica

Hablamos de grupo porque se trata de un montaje. Un montaje muy eficaz, como hemos visto, por los millones de personas que contemplaron embelesados las imágenes del lujo y bienestar del restaurante y sus clientes deleitándose con exquisitos manjares elaborados con primor artístico por el chef y sus ayudantes, con partes de perro y gato, con la cárama recreándose en la elaboración y en cada detalle del emplatado.

Todo el trabajo de montar el restaurante, mesas, cuberterías, empleados y carta del día -expuesta de manera original- ha supuesto un importante gasto.

¿Por qué? ¿Para qué? Porque los organizadores quieren hacernos conscientes del llamado “carnismo” o sea, porqué comemos carne de unos animales y no de otros, y si realmente es necesario ingerir carne para una correcta alimentación.

Los autores son la VEBU (Vegetarierbund Deutschland Unión de Vegetarianos de Alemania) que emitió un comunicado junto con Swissveg (Vegetarianos de Suiza) por el que asume la responsabilidad y autoría de todo el montaje y ofrece una explicación detallada, en especial de la carne que deleitaba a hombres, mujeres y niños (eran gatos de silicona los cocinados, pero muy reales, afirman).

El vídeo sirve para llevar a la imagen un libro de hace unos años que ha quedado obsoleto para los más modernos usuarios de internet: Why we love Dogs, eat Pigs and wear Cows.

“Por qué amamos a los perros, comemos cerdos y vestimos toros” traducido.

¿Será que la imagen? El visionado del vídeo absorbe toda la capacidad de atención del espectador; y embebidos entre plano y plano, sentimos sin pensar; mientras que un libro nos permite pensar y sentir. Aquí está acaso un quid de la cuestión.

Y ¡cuál es el objetivo de la Unión Vegetariana alemana y sus colegas suizos?

Pues el objetivo es hacernos conscientes del “carnismo” es decir, explicarnos a nosotros, a cada uno de nosotros, y a cada habitante del mundo, porqué comemos carne e, importante, si en realidad es necesario tomar carne como alimento.

Acaso, si viaja usted mucho por internet haya podido visualizar en tuiter una oferta del tipo “Gastronomía exótica: comamos perro”

JAG Gastronomía Exótica

Si usted se lanza a leer este artículo, corto y ameno, quizá se sienta próximo a los chinos y vietnamitas, y coreanos, etcétera, para quienes ingerir perro es tomar un alimento como otro cualquiera.

La carne de perro, de gato, de oso, de ciervo, de cerdo (para un musulmán o judío no practicante) o la carne de vaca; o los caracoles (exquisito manjar francés que repugna en Alemania, por ejemplo) o las ancas de rana, exquisitez segoviana que comparten con París los habitantes de la ciudad del acueducto, y solo con algunos paladares más en el mundo, todos estos platos forman parte de la cultura, de la alimentación, del ciclo vital.

Calamar vivo: comida exótica japonesa

Un gato se comerá un ratón, porque es carnívoro. O devorará un pájaro si lo atrapa con sus garras. El perro también es carnívoro. El caracol se alimenta de hierbas tiernas que arrebata a otro caracol o a otro ser vivo. El oso no come carne, pero su carne es apetecida. Las ranas comen insectos… es el ciclo de la vida que alguien quiere romper y hacernos veganos a las personas.

Degustando rana viva en China

¿Qué herramienta usan para ello? La imagen en forma de películas y documentales, reportajes y docudramas. La imagen no nos deja pensar como un libro, no admite reflexión, relectura, vuelta atrás… La imagen nos mantiene absortos, incapaces de pensar, y sometidos al capricho del director o del autor del filme o del reportaje.

Comida rápida en China: degustación de raciones ¡en vivo!

Por eso, en estos tiempos de internet, cuando una imagen, incluso la mala, o la peor o la pésima, podrida incluso una imagen vale más que mil palabras, no perdamos la afición por la lectura, por respetar a cada uno de nosotros en su velocidad de lectura y comprensión, porque no somos máquinas que puedan programar manipulando nuestros sentimientos con una película o un corto para “quitarnos” de la carne.

Comamos carne, y con el estiércol de las bestias abonemos los huertos capaces de producir exquisiteces que colmen a los veganos.

Vídeo promocional del restaurante La Table Suisse  donde se ve a una abuela mantener un criadero de gatos, y al cocinero despellejar y partir y escoger las mejores piezas.

Un artículo -en francés- de los veganos franceses sobre “La Table Suisse”

Otro también en francés, en ambos se puede ver el vídeo

Nota de prensa de los animalistas (en pdf) declarando que el Restaurante es falso y todo un montaje para combatir el “Carnismo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s