El último adiós y la invasión de twitter

Twit en inglés significa silbar, cantar, llamar el ave. Hacer gorgoritos, gorjeos, trinos, cantos entre las aves. Con la llegada del pajarito azul, las aves no solo dan trinos.

Han llegado aves de presa, aves carroñeras, aves venenosas a la selva digital y sus tuits incendian, intoxican y ahogan muchas veces el debate. Por ejemplo, la respuesta del periodista Antonio Burgos con su cuenta de tuiter al último adiós de Miguel Bosé a su prima fallecida de cáncer Bimba Bosé.

//

Y éste tuit, despertó el griterío de la jungla:

//

Uno de los rasgos profundos de cada cultura es el trato que dispensa a los muertos. Si volvemos solo hacia Roma, dos frases genuinas de esta civilización despidieron una y otra vez a héroes y esclavos; a ciudadanos y extranjeros. “Sic tibi terra levit” -que la tierra te sea leve- y Siste, viátor -detente caminante-. La primera se colocaba en el túmulo; la segunda, en piedras y estelas al lado de las calzadas romanas que señalaban el fallecimiento de un personaje principal en comisión de servicio por las caminos del imperio romano.

Que la tierra te sea leve; que no oprima tu cuerpo yacente; que tampoco impida que la huella del fallecido “vuele” o perdure entre los vivos más allá de la muerte física del autor.

“Siste, viator” Era la inscripción tradicional en las tumbas y estelas junto a las calzadas romanas. Deténte, caminante… y en la estela se añadía algún dato sobre el personaje y concluía, por lo general, con un recordatorio de la brevedad del tiempo.

Con el cristianismo, una nueva cultura se impuso o continuó la línea de otras religiones o culturas. La muerte no es el final; después de la muerte vamos todos a la presencia de Dios. Y sus fórmulas para dar el último adiós llegan a nuestros días. “Descanse en paz” “Espérame en el cielo” y otras.

Entiendo que la despedida de Miguel Bosé recurrió a una fórmula impropia de no creyentes “Buen viaje” y el periodista y escritor replicó con un medidato ¿dónde? (no adónde).

Entiendo a las personas que se sienten ofendidas cuando alguien utiliza sus fórmulas propias -por ejemplo, los católicos- en la despedida última de algún ser querido, sin respetar la fe o las creencias de aquellos de quienes toma prestada la fórmula para dar el último adiós a un ser querido.

“Buen viaje” significa que partes hacia algún lugar, que “existe” ese algún lugar, que hay un “más allá” al que un día acudiremos todos, y que en ese lugar, habrá una “presencia” superior. “Buen viaje” es una fórmula trascendental usada por otras culturas que también creían en un más allá y enterraban a sus muertos -por ejemplo, los romanos- con una moneda en la boca, que sería en pago al barquero que habría de trasladar su alma a otra dimensión, al más allá, a la eternidad.

Siste, viator: deténte, caminante. ¿Es correcto utilizar fórmulas de una religión que no respetas? ¿es ético utilizar fórmulas que confunden a los creyentes, a la gente común, de la calle, normal y corriente en un asunto trascendental?

Sic tibi terra levis, Bimba Bosé: que la tierra te sea leve, que no te oprima, que tu legado vuele y perdure; que la muerte no sea el final y seas recordada por todos con lo mejor de ti misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s